Sentencian a los responsables del trágico accidente en Castelar

Sentencian a los responsables del trágico accidente en Castelar

La Audiencia Provincial de Cantabria condenó a cinco y cuatro años de prisión a los dos conductores implicados en el fatal accidente ocurrido en la calle Castelar de Santander en el que falleció un joven motociclista, uno de ellos como autor porque fue él quien chocó con la moto y otro como cómplice necesario, ya que ambos conducían por el centro de la capital a gran velocidad cuando tenían prisa o prisas.

Así lo consideró el jurado popular en el veredicto que emitió la madrugada del 14 de mayo tras deliberar durante casi 12 horas, en el que declaró culpables por unanimidad a ambos conductores. La sentencia informada este martes, a la que tuvo acceso Europa Press, es acorde con esta decisión, que les condena por varios delitos contra la seguridad vial y homicidio imprudente, el primero de ellos con el agravante de reincidencia.

Además, ambos tendrán que indemnizar a sus familiares cercanos con unos 350.000 euros. Asimismo, el principal acusado -BB, cuyo Audi negro chocó contra la moto-, es multado con casi 6.000 euros; y al segundo implicado -AB, que se encontraba en un Golfo rojo-, más de 4.000 euros.

También se les prohibió conducir vehículos a motor durante diez y ocho años, respectivamente, lo que supone en la práctica la pérdida de la validez de la licencia.

El principal imputado tiene antecedentes penales relacionados con la seguridad vial por conducir bajo los efectos de bebidas alcohólicas o sustancias estupefacientes, conducción temeraria, conducción sin permiso, resistencia o desobediencia a la autoridad -una condena en 2017 y otra en 2020-, por los que había sido condenado por un delito contra la seguridad vial consistente en conducir con manifiesto desprecio por la vida ajena del artículo con el agravante de reincidencia, en combinación con otro delito contra la seguridad vial y un delito de homicidio culposo.

Las mismas infracciones que se le imputan al segundo conductor, aunque en su caso sin el agravante. Así, el primero se encuentra en prisión provisional desde el accidente, en el que un joven de 19 años murió en el acto tras la colisión, tras la cual fue expulsado.

Según consideró el jurado, antes del accidente BB y AB circulaban por la calle Antonio López y se encontraron en el semáforo frente a la estación del ferry cuando iniciaron un accidente que atravesaba el túnel del Centro Botín, por el que se dirigían a «una velocidad superior a 100 km/h».

Antes de la rotonda de Puertochico, la última que pasó a la anterior, «ambas entrando a la misma velocidad y sin respetar la preferencia de otro vehículo que circulaba por ella y que tuvo que detenerse para no chocar», fue lo que dijo el conductor y el copiloto testificaron en la audiencia.

Así, BB ingresó a Castelar a más de 100 km/h, cuando la velocidad establecida es de 40 km/h, y al salir de la rotonda, chocó con la mediana que separa los carriles en ambos sentidos, perdiendo el control del Audi -sobre quién lo circulaba-. cruzó la mediana y se incorporó al carril contrario, donde circulaba la víctima en su moto a 44 km/h.

FUENTE

nuevaprensa.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *