Secreto ancestral para despedirse con gracia

Secreto ancestral para despedirse con gracia

Cuidar tu exterior no es una tarea fácil y muchas veces hay que luchar contra varios parásitos y plagas que aparecen en las plantas y amenazan su crecimiento, bienestar y supervivencia. Los caracoles, al igual que las babosas, se encuentran entre los enemigos más temidos y comunes de los jardineros, capaces de destruir cultivos enteros a pesar de su pequeño tamaño. Las condiciones bastante húmedas y lluviosas de esta primavera les han permitido desarrollarse aún más: para evitar cualquier drama, lo mejor es redoblar tus esfuerzos en tu lucha este año. Adopta, sin demora, este viejo secreto que poca gente conoce, pero muy fácil de hacer y muy eficaz.

Caracoles y caracoles: qué los atrae a tu hogar
Los caracoles y las babosas se sienten atraídos por muchos elementos de su jardín. Estos son los principales factores que los atraen:
– Humedad: A menudo se sienten atraídos por los jardines que se riegan regularmente, especialmente por la tarde o temprano en la mañana, porque la humedad permanece más tiempo en las plantas y en el suelo.
– Sombras: Estos moluscos prefieren lugares con sombra donde puedan esconderse de la luz solar directa durante el día.
– Plantas específicas: Ciertas plantas, especialmente aquellas con hojas tiernas y jugosas, como lechugas, fresas, hostales, dalias y brotes tiernos, resultan especialmente tentadoras para estas plagas.
– Residuos vegetales: A los caracoles y babosas les gusta esconderse debajo de hojas muertas, montones de abono o montones de madera. Estos restos les proporcionan refugio y una fuente de alimento.
– Tierra suelta: Un suelo húmedo y bien aireado les resulta más atractivo porque facilita su movimiento y les permite poner sus huevos de forma segura.
– Comida podrida: También se sienten atraídos por la materia en descomposición, incluidas las frutas caídas y las verduras podridas.

Caracoles y caracoles: cómo combatirlos con este consejo ancestral
Para decir adiós a estas plagas, crea una receta ultra simple con pocos ingredientes y solo unos minutos. Primero, agrega dos cebollas verdes en agua, luego un pimiento picante picado y dos gramos de sal. Deja que todo permanezca al menos 6 horas, para que se filtren los residuos. Una vez que tu mezcla esté lista, rocía esta preparación sobre las hojas de tus plantas atacadas por babosas y caracoles. ¡Al día siguiente no verás ninguna de estas plagas en tu jardín!
En realidad, la sal es un método excelente, utilizado desde hace muchos años por nuestras abuelas para ahuyentar caracoles y babosas, porque los deshidrata. Es una de las mejores opciones y más higiénicas que puedes hacer ante una infestación significativa y resistente, ¡del cual escapamos con dificultad!

Caracoles y babosas: otros controles
Otro consejo muy efectivo para combatir los caracoles en las plantas es usar arena, ya que inhibe su movimiento. Crea un círculo de arena (o grava) alrededor del área que deseas proteger para crear una verdadera barrera física. Si a pesar de todo estos moluscos persisten, agrega más arena para bloquear efectivamente su camino.
Toma también medidas preventivas como dejar de regar por la noche y mejor hacerlo por la mañana, para darle tiempo a que la humedad se evapore. Retira los escombros de plantas y montones de abono o montones de hojas muertas. Adopta algunos depredadores naturales de estas plagas, como ranas, sapos o incluso erizos, ¡que las repelerán eficazmente!

FUENTE

nuevaprensa.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *