PP y Vox rechazan la tasa turística en Andalucía.

PP y Vox rechazan la tasa turística en Andalucía.

El Pleno del Parlamento de Andalucía rechazó este miércoles, con los votos de PP-A y Vox, considerar para su tramitación en la Cámara el proyecto de ley de creación del impuesto sobre las estancias turísticas en Andalucía, una iniciativa que había sido presentada al Parlamento Grupo Mixto-Adelante Andalucía.

La iniciativa contó con los votos favorables del grupo proponente -cuyo portavoz, José Ignacio García, fue el encargado de defenderla en el Pleno-, Socialista y Por Andalucía, es decir, los grupos que integran la izquierda parlamentaria, y ha recibido el rechazo de los grupos Popular y Vox de Andalucía.

La iniciativa legal llegó al debate del Pleno sin posición, criterio positivo o negativo por parte del Consejo de Gobierno, a pesar de que el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, respondió en mayo al portavoz de Adelante Andalucía, José Ignacio. García, que la Administración andaluza se mostró reticente a hacerlo con el argumento de que «no hay que imponer», además de afirmar que los primeros perceptores de este impuesto serían los 3,4 millones de andaluces que practican el turismo regional.

De momento existe una negociación trilateral que ha emprendido el Gobierno de Andalucía, junto con la Consejería de Turismo, con la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) y la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA). El 28 de mayo acordaron poner en marcha un Observatorio de Sostenibilidad Turística local como organismo tripartito para evaluar el tema.

La tasa turística que Adelante Andalucía propuso implementar en la Comunidad oscilaba entre un euro diario para hoteles y apartahoteles de una estrella hasta cinco euros para establecimientos de cinco estrellas y cruceros.

En el caso de los apartamentos turísticos la tarifa sería de tres euros/día, mientras que los usuarios de pensiones, pensiones y pensiones tendrían que pagar 0,75 euros por día.

La previsión de ingresos para la Junta de Andalucía que calculó este partido fue de 220 millones, cifra que José Ignacio García contrastó en el pleno de este miércoles con la estimación de recaudación de la Junta de Andalucía de 140 millones por el impuesto de aguas, tal y como estaba. utilizado contra los 1.500 millones de euros anuales que el gobierno andaluz acusa de desfinanciación.

Adelante Andalucía ha identificado como sujetos pasivos de esta tasa turística a «todas las personas físicas que realicen una estancia en los establecimientos turísticos a que se refiere el artículo 5.1 de esta ley», para precisar que en el caso de cruceros «se entiende por contribuyentes a los pasajeros que estén en tránsito al momento de acumular el impuesto.»

En el caso de las unidades de alojamiento, Adelante las califica como «representantes de los contribuyentes» porque son los emisores de la «factura o documento similar por estancia de personas físicas».

También los califica como «sujetos pasivos sustituidos del contribuyente», lo que implica la exigencia de cumplir con las «obligaciones materiales y formales establecidas en esta ley».

Adelante Andalucía declaró exentas de este impuesto a las «personas menores de 16 años» que realicen estancias turísticas, así como las «estancias realizadas en caso de fuerza mayor», y más concretamente las por «motivos de salud, así como las de las personas que la acompañen». » al justificar la «necesidad de recibir prestaciones sanitarias» del sistema sanitario andaluz.

PP-A: EL GOBIERNO DE MORENO «VINO A REDUCIR IMPUESTOS» Y NO A AUMENTARLOS

En el posicionamiento de los grupos, el diputado del PP-A Francisco Javier Oblaré respondió a los representantes de Adelante que el Gobierno de Juanma Moreno «no vino a imponer impuestos a los andaluces», sino «a rebajarlos», y les odió por querer «cobrar un impuesto a los andaluces por viajar por sus tierras» a través de la llamada tasa turística.

Además, ha afirmado que «el 86% de los andaluces están en contra de la imposición de un impuesto» al turismo porque «seguramente tienen algún familiar» o directamente son uno más del «medio millón de trabajadores que están o dependen del sector turístico». además, como advirtió antes de acusar a los representantes de Adelante de no traer «buenas intenciones con este impuesto», y concluyó afirmando que el Gobierno del PP-A está «cambiando el sistema turístico masivo impuesto por el PSOE por un turismo de calidad». sistema», que se «hace poco a poco, con inversiones» y «políticas de gestión de la sostenibilidad», enfatizó.

Por su parte, la parlamentaria del PSOE-A, Isabel Aguilera, abogó por permitir la consideración de esta iniciativa para aportar «aportaciones» a la misma durante su tramitación, desde la premisa de que hay aspectos de la ley Adelante que se «diferencian» del modelo propuesto por los socialistas sobre la tasa turística, «un tema de gran relevancia» que afecta a un sector que «constituye uno de los pilares fundamentales» de la economía andaluza y es «una fuente de generación de riqueza y creación de empleo del que viven miles de familias», según señaló.

Sin embargo, ha destacado que el PSOE-A «también entiende que tenemos que hacer frente a efectos negativos» relacionados con el «turismo de masas», que «puede causar muchos daños» tanto en infraestructuras como en el medio ambiente y, «sobre todo , en la calidad de vida de los andaluces», añadió el diputado, que consideró que el consejero de Turismo «no puede seguir cerrando los ojos y tapándose los oídos» en este sentido.

«Andalucía debe debatir este tema», proclamó Isabel Aguilera al respecto para concluir que «la tasa turística se puede presentar como una herramienta potencial para garantizar que el crecimiento del turismo sea sostenible y beneficioso para todos» en un triple «económico, ambiental» . y social», y es una medida que «ya se ha implementado con éxito en otras regiones y otras ciudades europeas», sin «reducir la competitividad del turismo», según ha apuntado.

En representación de Vox, su diputado Antonio Sevilla destacó que su grupo se opone «a la creación de cualquier tipo que pueda convertirse en un impuesto oculto que pueda suponer un retraso o un argumento contra el principal motor económico» de Andalucía, «conocido en el mundo por su cultura». es historia. y riqueza natural», como apuntó antes de señalar que «el turismo no sólo genera ingresos directos a través del gasto de los visitantes en alojamiento, restauración, transporte y actividades de ocio, sino que también tiene un efecto multiplicador» en otros sectores, incluso en la agricultura o la pesca, como Explicó para resaltar también que «el empleo que genera este sector es vital para muchas familias andaluzas».

Finalmente, la portavoz adjunta del grupo Por Andalucía, Esperanza Gómez, consideró que la normativa impulsada por Adelante «necesitaría cambios importantes» para poder ser tramitados en el Parlamento, lo que apoyó y que «se nos escapa el punto en el que nos centramos sobre los problemas del turismo a la hora de pagar un impuesto» que sustenta su formación. En cualquier caso, ha apuntado que el turismo genera «impactos negativos» que el Gobierno del PP-A «se resiste a admitir que existen y, además, le preocupa que hablemos de ello por si desalienta a algunos turistas», por lo que » sin embargo, no ha afrontado» las «externalidades negativas» que cree que genera el sector, como lo ha criticado.

FUENTE

nuevaprensa.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *