Powell (Fed) dice que los datos de inflación no justifican la reducción de tasas de interés.

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal, ha vuelto a afirmar que los indicadores de inflación actuales no respaldan la idea de disminuir las tasas de interés.

En una reciente declaración, Powell enfatizó que la situación económica actual no justifica una bajada de los tipos de interés, ya que la inflación sigue siendo estable.

Powell (Fed) dice que los datos de inflación no justifican la reducción de tasas de interés. 

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal, ha vuelto a afirmar que los indicadores de inflación actuales no respaldan la idea de disminuir las tasas de interés. 

En una reciente declaración, Powell enfatizó que la situación económica actual no justifica una bajada de los tipos de interés, ya que la inflación sigue siendo estable.

«Los datos del primer trimestre de este año no respaldan esta mayor confianza. Sin embargo, las últimas lecturas de inflación muestran un progreso modesto», admitió.

Así, ha recordado que no espera que sea «adecuado» recortar el tipo de referencia hasta que no haya mayor certeza de que la inflación está convergiendo al objetivo del 2%. En este sentido, Powell admitió que tiene «cierta confianza» en que esto ya esté ocurriendo, pero no la suficiente todavía.

“Tengo cierta confianza en eso [en que la inflación está cayendo al 2%]. Creo que lo hemos visto en los últimos años. La pregunta es si tenemos suficiente confianza en que se reducirá constantemente al 2%. «No estoy listo para decirlo todavía», dijo.

Como resultado, Powell insistió en que recortar las tasas demasiado pronto podría poner en peligro el control de la inflación y que hacerlo demasiado tarde podría dañar «indebidamente» el PIB y el empleo.

El custodio del dólar dijo que las decisiones de política monetaria se seguirían tomando «reunión tras reunión» dada la convergencia de riesgos para la búsqueda de objetivos de empleo e inflación por parte de la Reserva Federal.

En cualquier caso, Powell fue claro en que no sería necesario esperar a que la inflación baje al 2% para recortar tipos ya que esta variable tiene «cierta inercia».

También descartó compensar un período prolongado de inflación por encima del 2% con otro por debajo de esa cifra para llegar a un 2% promedio en doce meses. Por su parte, ha recordado que un «debilitamiento inesperado» del empleo supondría un «casus belli» para bajar el precio del dinero.

El presidente de la Fed también fue preguntado sobre los criterios de Basilea III para la banca y aseguró que el proceso avanzará «muy pronto» y que las partes interesadas deberían tener tiempo para comentar sobre los «cambios sustanciales» que se están realizando.

«En mi opinión, y en la de varios miembros del Comité [Federal de Mercado Abierto]Lo más adecuado es publicar la nueva propuesta junto con los resultados de la encuesta de impacto cuantitativo, volver a presentarla para comentarios y dedicar un tiempo a analizarlos antes de finalizar el reglamento», explicó. «Estas cosas llevan mucho tiempo para escribirse, y Lo haremos bien”, resumió.

Powell defendió la aplicación de la propuesta de Basilea III, aunque esté «parcialmente» reescrita y los bancos estadounidenses ya estén bien capitalizados, alegando que creará un estado de «amplia paridad internacional» mediante regulaciones comparables a las de otros países.

Las reglas de Basilea III, un acuerdo internacional que surgió a raíz de la crisis financiera de 2008 para evitar futuras quiebras bancarias, aumentarán los requisitos de capital que las instituciones financieras deberían asignar a los «colchones» anticrisis. Sin embargo, los más críticos con la iniciativa señalan que esto reducirá el crédito en circulación y afectará negativamente al crecimiento.

REDUCCIÓN DEL EQUILIBRIO Y MACROECONOMÍA

Powell también abordó la reducción de balance iniciada en junio, que ha reducido hasta ahora las tenencias de hipotecas y bonos del Tesoro adquiridos durante la pandemia para estabilizar la economía en 1,7 billones de dólares (1,57 billones de euros) y advirtió de que «todavía queda mucho trabajo por hacer». «.

«Hemos ralentizado el ritmo para llegar lo más lejos posible sin crear fricciones y turbulencias que pudieran hacer que detuviéramos esta reducción prematuramente. Ir un poco más lento podría permitirnos llegar más lejos», explicó el banquero central.

Luego, de manera similar a lo que hizo ayer en su comparecencia en el Senado, Powell indicó que la lectura de mayo del índice de precios de gastos de consumo personal (PCE), la estadística preferida de la Fed para monitorear la inflación, fue del 2,6 %, equivalente a un «modesto». Las expectativas inflacionarias a largo plazo parecen seguir «bien ancladas».

Powell indicó que la actividad económica se ha desacelerado pero sigue creciendo a un «ritmo sólido», mientras que el mercado laboral se mantiene «fuerte» pero no «sobrecalentado». De manera similar, el aumento nominal de la masa salarial se habría moderado en el último año.

FUENTE

nuevaprensa.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *