Pérdidas millonarias en empresas cántabras por absentismo laboral

Pérdidas millonarias en empresas cántabras por absentismo laboral

El absentismo en Cantabria hasta finales de abril de 2024 deja un impacto económico negativo en las empresas regionales de 228,3 millones de euros, un 21,6 por ciento más que en los cuatro primeros meses del año pasado, según un informe elaborado por Mutua Montañesa.

En concreto, las jornadas perdidas por los trabajadores en baja ascendieron hasta abril a 1.364.916, es decir, un 10,8% más que en el mismo periodo de 2023, y de ellas, el 13% adeudaban bajas médicas asociadas a un accidente de trabajo o profesional por enfermedad y 87 % a contingentes comunes.

En total, entre enero y abril de este año, fueron 11.280 trabajadores los que faltaron diariamente al trabajo por diversos procesos de incapacidad temporal, lo que supone un promedio de 6,03 días por trabajador.

Estos son los principales datos del informe del Observatorio del Absentismo Laboral Mutua Montañesa, que fue presentado por el director general de esta entidad, Alberto Martínez, en una jornada organizada junto a CEOE-Cepyme e inaugurada por la presidenta de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga.

Según los datos del Observatorio, las contingencias profesionales -las relacionadas con el puesto de trabajo- y las contingencias comunes -enfermedades o accidentes no relacionados con el puesto de trabajo- evolucionaron en direcciones opuestas.

Así, en los primeros cuatro meses del año los accidentes de trabajo (AT) disminuyeron respecto al mismo periodo del año anterior, situándose en el 2,88% y el 5,34%, respectivamente, en términos de incidencia y, respectivamente, de prevalencia.

Por el contrario, el ausentismo por contingencia común incrementó su incidencia un 11,85% y su prevalencia un 16,72% -casos acumulados al final del periodo por cada 1.000 trabajadores-, consistente con lo ocurrido cada año desde 2021, cuando ambos tamaños han aumentado a tasas de entre el 10 y el 20%. 20%.

En este sentido, el informe destaca que, tras la retirada del efecto de la COVID-19, los incrementos más significativos de este tipo de contingencias tienen su causa en las patologías psicosociales (+14,49%) y patologías musculoesqueléticas (+5,28%).

Estos 1.364.916 días laborables perdidos en el primer trimestre de 2024 suponen 133.336 días más que en el primer trimestre de 2023 y un incremento de los gastos por absentismo por incapacidad temporal del 21,69% para las empresas cántabras, situándolos en 228.346.502 euros.

Por tipología, el 0,09% de estas jornadas perdidas son atribuibles a la COVID-19, el 13,61% a accidentes laborales y el 86,3% a contingencias comunes.

A la vista de los datos, el Observatorio del Absentismo Laboral prevé una «mejora de las perspectivas» de las bajas médicas por Accidentes de Trabajo (AT) y un «empeoramiento continuo» de las que responden a Enfermedades Comunitarias (CC), situando la pérdida de jornadas en aproximadamente 4,005 .504 al cierre de este año 2024.

FUENTE

nuevaprensa.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *