Países de la UE advierten a Orbán por dañar la unidad contra Putin.

Países de la UE advierten a Orbán por dañar la unidad contra Putin.

Los gobiernos de la Unión Europea reprendieron este miércoles al Gobierno de Viktor Orbán por dañar la unidad de los Veintisiete e ir en contra de los Tratados al realizar un viaje sorpresa a Moscú para reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin, sin coordinación con el resto de líderes europeos a pesar de no tener mandato para hablar en nombre del bloque y rodear la visita con símbolos de la presidencia rotatoria del Consejo de la UE que Hungría inaugura en julio.

El asunto se debatió por primera vez con los Veintisiete en una dura reunión de más de dos horas en Bruselas, donde los embajadores de los Estados miembros dejaron claro al representante húngaro que no dan credibilidad a las explicaciones de Budapest y que se ve en las acciones de Orbán una “violación” de las normas, según informaron a Europa Press diversas fuentes diplomáticas.

Sólo una delegación, la de Eslovaquia, evitó hablar, mientras el resto de embajadores intervinieron para expresar su enfado por la serie de viajes desde el inicio de la presidencia húngara el 1 de julio que llevaron a Orbán a reunirse con el presidente Ucrania, Volodymyr Zelensky, en Kyiv; con Putin en Moscú y con el presidente de China, Xi Jinping, en Pekín.

La reunión no acabó con decisiones, ni se pusieron sobre la mesa medidas concretas de represalia, señalan las mismas fuentes, aunque varios países estudian individualmente boicotear las reuniones ministeriales informales que Hungría tiene programadas en su territorio durante el semestre.

En Bruselas, el gobierno húngaro dijo que Orbán había dejado muy claro durante su gira que viajaba sólo como Primer Ministro de Hungría y no en nombre de la Unión Europea, de la cual no tenía mandato; y que lo hizo con el interés de evaluar las posibilidades de un posible alto el fuego.

Así lo anunció su ministro de Asuntos Europeos, János Bóka, en una rueda de prensa en la capital europea y fue defendido posteriormente por su embajador en la reunión de los 27 partidos, según las fuentes consultadas. Ante la prensa, el ministro también insistió en que no existe un «protocolo» sobre cómo un presidente debe organizar o comunicar su agenda bilateral al resto de países, al tiempo que afirmó que el hecho de que se trate de viajes «sensibles» no impidió a Budapest notificar a los Veintisiete con antelación.

Fuentes europeas consultadas por Europa Press señalan, además, que el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, intentó sin éxito contactar con Orbán para confirmar de primera mano los rumores que ya el pasado jueves señalaban su inminente viaje. «Si el primer ministro Orbán lo hubiera pedido, el presidente Michel le habría aconsejado encarecidamente que no realizara esa visita», concluyen las fuentes.

En este contexto, en la reunión de sus embajadores, la gran mayoría de los países enfatizaron la obligación del Estado miembro que asume la presidencia rotatoria del Consejo de la UE, sin competencias en política exterior, de ser un mediador honesto y actuar con lealtad y colaboración con el resto de socios.

Varias delegaciones advirtieron también de que estudiarían «consecuencias prácticas» para «protegerse» de un posible impacto negativo en la política exterior de Hungría, aunque fuentes entrevistadas por Europa Press afirman que en el debate del miércoles no se llegó a ningún acuerdo proponiendo acortar el semestre de la presidencia húngara.

Es una posibilidad que no está sobre la mesa porque plantea muchas dudas jurídicas, aunque recientemente se ha especulado sobre medidas que adelantarían la exención a Polonia, el siguiente país de la lista, o devolverían a España y Bélgica como socios del «trío» de presidentes con Hungría, parte de las tareas del semestre.

«Las acciones no sirven a la UE ni a la paz, le hacen el juego a Putin y su proyecto de guerra», criticó un diplomático europeo tras la reunión de embajadores, calificando el resultado del debate como una «tarjeta amarilla» para el Gobierno húngaro, criticado por utilizar el logotipo de la presidencia y otros símbolos de la UE en su viaje.

FUENTE

nuevaprensa.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *