Niños vulnerables: menos deporte, más pantallas.

Niños vulnerables: menos deporte, más pantallas.

Los niños y adolescentes de familias de nivel socioeconómico más bajo realizan 23 minutos menos de actividad física al día, utilizan pantallas 70 minutos más al día y tienen un 11,5% menos de adherencia a la dieta mediterránea que las familias de nivel socioeconómico más bajo cuyos padres o madres tienen estudios o trabajo, según el estudio «Nivel socioeconómico y estilo de vida de la población infantil y adolescente en España» de la Fundación Gasol.

Este informe analiza cinco variables relacionadas con la salud que dependen indirectamente del nivel socioeconómico: actividad física, alimentación, uso de pantallas, horas de sueño y bienestar psicológico. La diferencia entre las familias más vulnerables y las menos vulnerables alcanza los 23 minutos diarios en actividad física, 70 minutos en el uso de pantallas, y un 11,5% menos de adherencia a la dieta mediterránea en las familias de nivel socioeconómico bajo.

En cuanto a la nutrición, los niños y adolescentes de nivel socioeconómico bajo tienen menor adherencia a la dieta mediterránea, siendo un 12,8% mayor en la población más favorecida. En el uso de pantallas, los niños más desfavorecidos pasan 70 minutos más al día que los de mayor nivel socioeconómico. Además, la diferencia en horas de sueño es significativa, siendo un 14% menor entre los más vulnerables entre semana.

Por otro lado, el bienestar psicológico y la percepción de salud muestran diferencias menores entre las poblaciones más vulnerables y las más favorecidas. La ministra de Sanidad señaló que la obesidad es un síntoma de la falta de bienestar social y destacó la importancia de los centros educativos en la prevención de la obesidad infantil.

El documento incluye diez peticiones para mejorar la situación de los niños y adolescentes más vulnerables, como impulsar el Plan Estratégico Nacional para la Reducción de la Obesidad Infantil y promover estilos de vida saludables entre todas las familias, especialmente las más vulnerables. También se pide considerar la urgencia de promover el sueño y el descanso de calidad, así como el bienestar psicológico de los niños y adolescentes.

FUENTE

nuevaprensa.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *