Los errores a evitar al cultivar tomates

Los errores a evitar al cultivar tomates

1. Plantar tomates demasiado pronto

Error: Muchos jardineros plantan sus tomates ante los primeros signos de la primavera, independientemente de que las temperaturas todavía sean demasiado frías.

¿Por qué evitar este error? Los tomates son plantas sensibles al frío. Las bajas temperaturas pueden ralentizar su crecimiento, dañar las plantas jóvenes e incluso matarlas.

Solución: Espere hasta que la tierra esté bien calentada y haya pasado el riesgo de heladas. En general, es aconsejable plantar tomates cuando las temperaturas nocturnas sean constantemente superiores a los 10°C.

2. No hay suficiente espacio entre plantas

Error: Plante los tomates demasiado juntos para maximizar el uso del espacio.

¿Por qué evitar este error? El espacio insuficiente entre plantas reduce la circulación del aire, aumentando el riesgo de enfermedades fúngicas y bacterianas. También limita la cantidad de luz solar que recibe cada planta, lo que puede reducir la producción de frutos.

Solución: Siga las recomendaciones de espaciado para cada variedad. En general, espacie las plantas de tomate a una distancia de 45 a 60 cm y las hileras a una distancia de 75 a 90 cm.

©Adobe Stock

3. Riego inadecuado

Error: Riegue los tomates de forma irregular, ya sea muy poco o demasiado, o riegue el follaje en lugar de la base de las plantas.

¿Por qué evitar este error? El riego irregular puede provocar pudrición de las raíces, mildiú y otras enfermedades fúngicas. Regar el follaje favorece el desarrollo de enfermedades.

Solución: Riegue regular y profundamente en la base de las plantas, manteniendo la tierra uniformemente húmeda. Utilice mantillo para conservar la humedad y reducir las salpicaduras de agua sobre las hojas.

4. Descuidar disparar y cortar

Error: No apoye las plantas de tomate y descuide cortar los brotes laterales.

¿Por qué evitar este error? Las plantas de tomate verdes pueden romperse bajo el peso de la fruta. Una poda inadecuada puede provocar un crecimiento descuidado y una mala circulación del aire, favoreciendo las enfermedades.

Solución: Utilice estacas, jaulas o enrejados para sostener las plantas de tomate. Retire los chupones (brotes laterales) con regularidad para fomentar un crecimiento saludable y mejorar la circulación del aire.

© AdobeStock

5. Ignorar las necesidades de nutrientes

Error: No fertilizar adecuadamente o usar el fertilizante para tomates incorrecto.

¿Por qué evitar este error? Los tomates son plantas hambrientas de nutrientes. La falta de fertilización o el uso de un fertilizante desequilibrado puede provocar un crecimiento deficiente, una producción limitada de frutos y problemas de salud de las plantas.

Solución: Utilice un fertilizante equilibrado especialmente formulado para tomates, rico en fósforo y potasio para favorecer la floración y la fructificación. Aplicar fertilizantes orgánicos como compost o estiércol bien descompuesto para enriquecer el suelo.

Evitar estos errores comunes puede transformar su experiencia de cultivo de tomates (y eso también se aplica a los tomates cherry, por supuesto) y garantizarle una cosecha abundante y sabrosa a finales del verano. Si sigue estos consejos, podrá disfrutar de tomates frescos y jugosos directamente de su huerto; ¿Qué se disfruta mejor en ensalada o en una fina tarta de tomate?

FUENTE

nuevaprensa.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *