La Rioja recibirá a 4 menores inmigrantes no acompañados en 2023, uniéndose a otros 4 que aún no han llegado.

La Rioja recibirá a 4 menores inmigrantes no acompañados en 2023, uniéndose a otros 4 que aún no han llegado.

La ministra de Sanidad y Políticas Sociales del Gobierno de La Rioja, María Martín, reiteró el miércoles 10 de julio la «solidaridad de La Rioja» en la acogida de menores inmigrantes no acompañados durante la reunión de la Conferencia Sectorial de Infancia y Adolescencia para abordar esta cuestión. La comunidad riojana recibirá a 4 menores que se sumarán en 2023 a los 4 que aún no han llegado a la región.

«Nuestro espíritu es exactamente el mismo con el que acudimos a la anterior reunión sectorial: solidario y responsable», reiteró. En ese momento, unos minutos antes de la reunión, un ministerio distinto al convocante anunció un preacuerdo unilateral con el Gobierno de Canarias que cortaba la posibilidad de un acuerdo con el resto de comunidades. Esta tarde entró en vigor la propuesta y La Rioja conoció oficialmente el cupo de acogida que le corresponde, que será de 4 menores. Se unirán así a los otros 4 menores que La Rioja ha aceptado acoger en 2023 y para los que el Gobierno español aún no ha fijado fecha de llegada a nuestra Comunidad.

En este contexto, La Rioja y la mayoría de comunidades autónomas pidieron al Ejecutivo central una política migratoria basada en «seriedad, responsabilidad y planificación» y manifestaron estar dispuestos a acogerlos, pero siempre en la medida de su tamaño y recursos, es decir, brindando un acogimiento integral y de calidad que garantice la mayor dignidad posible y el mismo trato al menor migrante no acompañado que recibimos, afirmó.

También se habló mucho de la coordinación entre los distintos departamentos del Ejecutivo. Hasta el momento han intervenido tres ministerios: Juventud y Niñez; Política Territorial y Memoria Democrática; y Migraciones- que «acabaron planteando propuestas contrapuestas con números tan dispares como los 285 menores que se publicaron que La Rioja debería acoger frente a los 4 finalmente establecidos».

En otro punto del orden del día de la Conferencia Sectorial de esta tarde, el Gobierno de España ha informado sobre la propuesta de reforma del artículo 35 de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros. Un asunto meramente informativo sobre el que las comunidades no tienen competencias y sobre el que «poco podrían aportar, ya que el texto fue transmitido ayer martes por la tarde, sin tiempo para ser analizado por los expertos de los servicios jurídicos y técnicos en la materia».

A pesar de ello, La Rioja y otros territorios consideraron que la intención de reformar esta Ley sólo pretende «traspasar una responsabilidad que es del Ministerio a las comunidades». En opinión de la ministra de Políticas Sociales de Rioja, «El Gobierno debe definir una política de inmigración a largo plazo, independientemente de las situaciones actuales. Entendemos que el Estado está desbordado, pero el problema no se soluciona traspasándolo a las autonomías, sino con políticas más profundas y coordinadas con otros países».

En este sentido, el Estado viene insistiendo desde hace tiempo en «declarar la Emergencia Migratoria y buscar un marco común para la gestión de la inmigración dentro de la Unión Europea». “Estamos ante una crisis humanitaria estructural y para afrontarla el Gobierno Central debería haber presentado un diagnóstico y una planificación con recursos infraestructurales, profesionales y financieros. Esto es lo que pidieron las comunidades, porque hasta el momento somos los únicos actuando y lo hacemos por solidaridad y responsabilidad ante la inacción del Estado verdaderamente competente”.

Actualmente, La Rioja cuenta con 135 plazas de atención a menores, distribuidas en 2 centros, 11 apartamentos y 4 centros terapéuticos en otras comunidades autónomas para niños y jóvenes que requieren una intervención especial. Esta red de acogida se ampliará, un proyecto en el que ya está trabajando el Gobierno de La Rioja, pero que requiere tiempo, financiación y profesionales especializados.

Asegurar más recursos es esencial porque La Rioja ya tiene una saturación residencial muy alta, superior al 90 por ciento. La infraestructura de acogida está destinada a todos los menores que la administración necesita proteger en diferentes circunstancias, además de los inmigrantes no acompañados. La Rioja protege actualmente a nueve migrantes no acompañados, a los que se sumarán los cuatro del cupo 2023 y los otros cuatro del nuevo cupo, además de los que puedan llegar por otras vías.

FUENTE

nuevaprensa.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *