Generamos energía débil desde hace décadas.

Generamos energía débil desde hace décadas.

El sector renovable todavía no cree del todo en la llegada de algunas turbinas de viento que giran hacia atrás. Nos hacen creer que llevamos décadas produciendo mal energía. Con este producto el peso de la energía eólica, una fuente renovable tan potente que consiguió abaratar el precio de la electricidad en 2023. Con más de 30.000 MW de potencia acumulada, la eólica fue la primera fuente de producción eléctrica en España el año pasado, según la Asociación Empresarial Eólica.

Esta cifra supera la cobertura de la demanda del 24%. Todo indica que los resultados de 2024 serán similares, consolidándose como la tecnología que más electricidad produce en España. Los más de 22.000 aerogeneradores instalados en territorio español producen ya más de 61.000 GWh de energía eólica. En 2022 se instalaron 1.640 MW de energía eólica, una cifra relevante, aunque por debajo de los 4 GW anuales que sería necesario instalar para alcanzar el objetivo de 62 GW en 2030.

Este propósito está contemplado en la propuesta del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) enviado a La Comisión Europea para su aprobación. Estos gigavatios se necesitan más allá del consumo doméstico. También son necesarios para uso comercial e industrial en sectores como el del hidrógeno renovable.

España es el quinto país del mundo en términos de potencia eólica instalada, siguiendo los pasos de China, Estados Unidos, Alemania e India y segundos en Europa después de Alemania. De la mano de la energía eólica, nos encontramos con otra que también tiene una gran llegada y potencial: las turbinas eólicas marinas, una excelente alternativa para el desarrollo económico.

Cabe destacar que aunque la energía eólica y la eólica marina son conceptos relacionados, no son lo mismo. La energía eólica terrestre utiliza turbinas que se asientan en tierra y utilizan el viento para producir electricidad, mientras que la energía eólica marina utiliza el viento en aguas abiertas (normalmente el océano, es decir, vientos marinos) para generar electricidad.

FUENTE

nuevaprensa.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *