España podría convertirse en una potencia en centros de datos, según Llardén y Clemente.

España podría convertirse en una potencia en centros de datos, según Llardén y Clemente.

El presidente de Enagás, Antonio Llardén, y el consejero delegado de Merlin, Ismael Clemente, coincidieron y destacaron que España puede ser una «potencia» en almacenamiento de datos con la construcción de centros de datos.

Así lo dijeron este viernes, en una mesa redonda en el marco del 35º encuentro empresarial del Pirineo, que tendrá lugar a partir del jueves en La Seu d’Urgell (Lleida).

Clemente aseguró que España «está interesada» en ser una potencia en este campo y celebró que ese interés general coincida con los intereses de la empresa, que invierte en este tipo de activos.

Llardén señaló que España podría ser uno de los países donde más centros de datos se instalen debido a la baja densidad de población y la capacidad de producir electricidad a bajo coste.

Ambos directivos coincidieron también en destacar que entre rentabilidad y propósito empresarial, los inversores siempre exigen rentabilidad, aunque Llardén destacó que «una parte importante» tienen los requisitos ESG.

Llardén explicó que tras la invasión rusa de Ucrania, Europa creó por primera vez una política energética común y que se basó en la soberanía energética, la seguridad del suministro y los precios razonables.

Añadió que, además, Europa se ha dado cuenta de que «tiene que ser menos ingenua y consciente de que estos procesos no pueden destruir» la industria local.

Consultado sobre el hidrógeno verde, recordó que el proceso de descarbonización incluye la electrificación, lo que determina la necesidad de incrementar las energías renovables y enfatizó que es fundamental incrementar la instalación de fuentes de este tipo de energía.

Clemente destacó la necesidad de incrementar el ahorro privado para que se destine a las empresas españolas y «tratar de tener más soberanía en la toma de decisiones a nivel nacional».

Explicó que el sector inmobiliario español está cada vez más en manos de extranjeros y que es «un problema de toda España», ya que, según él, nunca ha habido voluntad de impulsar esta economía privada y se ha destinado todo . al sistema público de pensiones y a los depósitos bancarios.

Preguntado por la presión fiscal en España, dijo que es «normal, como en muchos otros países» y que la diferencia está en la forma de recaudar estos impuestos.

FUENTE

nuevaprensa.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *