Es una cuestión de oferta y no de salario.

Se trata de la disponibilidad de puestos de trabajo y no del sueldo.

La clave está en la cantidad de oportunidades laborales y no en la remuneración.

El factor determinante es la oferta de empleo y no el salario ofrecido.

Es una cuestión de oferta y no de salario.

Se trata de la disponibilidad de puestos de trabajo y no del sueldo.

La clave está en la cantidad de oportunidades laborales y no en la remuneración.

El factor determinante es la oferta de empleo y no el salario ofrecido.
La letra pequeña del discurso económico suele mostrar que las posiciones de ciertos agentes económicos no están tan alejadas como cabría esperar. Y ni CEOE ni el Gobierno están tan lejos sobre un problema fundamental para la buena marcha del tejido productivo: vacantes en el mercado laboral.
En días separados, el Ministro de Economía, el cuerpo de carlosy el presidente de la patronal, Antonio Garamendi, hizo un análisis bastante cuidadoso de este fenómeno: se trata de un problema de adecuación entre la formación de los solicitantes de empleo y las exigencias más o menos técnicas para desempeñar ese puesto. Una postura que dista mucho de la que sostienen la Vicepresidenta Segunda y la Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz quien calificó de artificial el tema de las vacantes, afirmando que se trataba de una cuestión de condiciones laborales.
Para el cuerpo, hay un “el desajuste entre la demanda y la oferta de mano de obra y las calificaciones de los trabajadores, lo que hace que el paro siga conviviendo con una alta demanda de perfiles. No sólo profesiones técnicas, como los analistas de datos, sino también otras profesiones en las que hay un déficit de perfil, como los soldadores.
Garamendi, por su parte, insistió en que es necesario tomar medidas para frenar un fenómeno por el que los trabajadores ya no buscan empresa, sino que son las empresas las que salen a buscar trabajadores. «Estamos hablando de cientos de miles de personas en la construcción, la hostelería… Todos te dicen lo mismodijo el jefe. Como ejemplo concreto, el presidente de los empresarios señaló que faltan 10.000 conductores de autobús y las empresas se han comprometido a abrir directamente escuelas en Marruecos para formar a estos trabajadores.
El problema de la falta de perfiles laborales se está convirtiendo en un obstáculo para el mercado laboral. De hecho, el Banco de España, en su último informe trimestral, ya sitúa este fenómeno como uno de los factores que más puede influir en la tensión de la economía española y la inflación. Cuanto mayores sean las tensiones en el mercado laboral, mayores serán los aumentos salariales y los posibles efectos de segunda ronda sobre los precios.
De hecho, según la Encuesta de Actividad Empresarial elaborada por el Banco de España, señala La disponibilidad de mano de obra (o la falta de ella) es un problema para más del 40% de las empresas encuestadas.. Se trata del segundo problema para las empresas, sólo detrás de la incertidumbre sobre la política económica, tras la caída de los precios de la energía, que han dejado esta cuestión -aunque relevante- en un segundo plano. Es la primera vez en la historia de la serie que esto sucede.
Por sectores, los más intensivos en mano de obra son precisamente donde hay mayor falta de trabajadores: hostelería, agricultura y construcción. Aquí, más del 50% de las empresas afirma tener problemas para encontrar trabajadores para espacios disponibles. Es precisamente esta dificultad la que hace que estos sean los sectores en los que se espera que los costes laborales aumenten más a medio plazo, junto con el transporte.
Es difícil hacer un acercamiento al problema de las vacantes, porque no hay datos oficiales al respecto. Sólo la Encuesta Trimestral de Coste Laboral es una aproximación. Según este registro, en el primer trimestre de este año hubo 149.962 puestos libremente en un mercado laboral de 21 millones de trabajadores, concentrados fundamentalmente en el sector Servicios y en las comunidades de Madrid, Cataluña y Andalucía.
En cualquier caso, el récord es históricamente alto, lo que sugiere que hay tensión en el mercado laboral más allá de las cifras. En 2021, las vacantes trimestrales se mantuvieron en torno a 110.000. En los últimos dos años, alrededor de 140.000.
El presidente del sindicato puso sobre la mesa una posible solución: un salario compatible con algún tipo de asistencia social para atraer trabajadores a los sectores más tensionados. Mientras tanto, impulsar la Formación Profesional para adecuar mejor la oferta de empleo a la demanda de los mismos, que es lo que también busca Economía. No hablaron de salarios y condiciones laborales, a diferencia de Yolanda Díaz.

FUENTE

nuevaprensa.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *