El programa Sendiko colabora con centros educativos de Bizkaia para atender a familias vulnerables.

El programa Sendiko colabora con centros educativos de Bizkaia para atender a familias vulnerables.

El programa Sendiko ha permitido atender a 88 familias vulnerables de Bizkaia, en colaboración con sus centros educativos, tras la finalización de los dos primeros cursos desde su lanzamiento. De esta forma, en el curso 2022-23 se desarrolló en cuatro centros de primaria y en el 2023-24 se amplió a cinco, al incorporarse un centro de secundaria: CEIP Zurbarambarri, CEIP Kueto, CEIP hijas de la Cruz-Patronato, CEIP Soloarte e IES Igancio Ellacuria, Zurbarán, según informa la Diputación Foral de Bizkaia.

A iniciativa de la Consejería de Empleo, Cohesión Social e Igualdad, el programa Sendiko se plantea como un proyecto piloto de intervención psicosocial para familias en situación de alta vulnerabilidad social, con el objetivo general de que los beneficiarios sean capaces de construir una vida relacional sana y satisfactoria, fortaleciendo su vínculo y superando situaciones de gran vulnerabilidad social, mejorando la convivencia familiar y su formación parental.

A través de Sendiko se llevan a cabo procesos de intervención psicosocial, diagnóstico y tratamiento relacional individual y/o grupal y familiar con las familias, junto con el acompañamiento, supervisión o formación de profesionales que las acompañen desde una perspectiva social o educativa. Sendiko se diseña, por tanto, como un programa psicosocial en complementariedad y coordinación con otras entidades y recursos sociales, que pretende trabajar desde el esquema familia-escuela-comunidad.

Los destinatarios del programa son las familias y los menores detectados por los centros educativos porque observan factores de riesgo individuales, familiares y/o escolares que impiden su desarrollo en cualquiera de estos niveles. En este sentido, la diputada de Empleo, Cohesión Social e Igualdad y teniente general adjunta de la Diputación Foral de Bizkaia, Teresa Laespada, ha destacado que “el Gobierno foral, a través del programa Sendiko, pretende trabajar con las familias en este sentido. se identifican dificultades en la crianza de los hijos, para lograr relaciones positivas en los menores y dotar a padres y madres de mayores habilidades parentales».

Asimismo, confirmó que «Sendiko ha demostrado en estos dos años de vida que es una herramienta muy poderosa para el desarrollo de relaciones positivas en los menores y que ha venido a realizar una actividad muy necesaria en el triángulo familia-escuela-comunidad que trae beneficios a toda la sociedad».

En materia de familias y figuras parentales, la implementación del programa Sendiko tiene como objetivo que padres y madres mejoren sus habilidades parentales y parentales con los menores, fortalezcan los vínculos familiares y el patrimonio relacional, y mejoren la construcción de espacios vinculares seguros y protectores para los menores.

En total, durante los dos años de existencia de la escuela, el programa Sendiko atendió a 88 familias con presencia mayoritaria de mujeres (71) frente a 25 hombres. Alrededor del 50% de las familias atendidas son familias nucleares con presencia de un padre y una madre. Hay un pequeño porcentaje de beneficiarios de asistencia pública y la mayoría tiene ingresos bajos y, en algunos casos, medios. La intervención en los centros educativos se realizó de forma estructurada y con la frecuencia semanal determinada por el programa, destinando un total de nueve horas semanales por centro.

FUENTE

nuevaprensa.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *