El Congreso rechaza propuestas de Vox y Podemos a reforma judicial pactada por PSOE y PP

El Congreso rechaza propuestas de Vox y Podemos a reforma judicial pactada por PSOE y PP

El Pleno del Congreso rechazó este jueves los textos alternativos presentados por Vox y Podemos a la reforma judicial pactada por PSOE y PP en su acuerdo para renovar el Consejo General de la Magistratura (CGPJ), una iniciativa que continúa así su andadura parlamentaria en el Casa inferior.

Ningún grupo apoyó íntegramente las enmiendas fuera de los firmantes, pero en el caso de Podemos, Sumar y Junts optaron por abstenerse en lugar de votar en contra. Por su parte, ERC, Bildu y BNG prefirieron no participar en ninguna de las dos votaciones porque creen que el texto de PSOE y PP cambia «nada» y sigue favoreciendo «la ley».

Una vez rechazadas en su totalidad las enmiendas, la reforma de la Ley de Justicia y del Estatuto de la Fiscalía que lleva la firma de PSOE y PP podrá continuar su tramitación en el Congreso. En concreto, según adelantan fuentes parlamentarias a Europa Press, se debatirá en una presentación el martes y en la Comisión de Justicia el miércoles. La semana siguiente, el 23 de julio, volverá al Pleno para ser aprobado y enviado al Senado.

Con esta reforma legislativa, los dos grandes partidos pretenden acabar con las llamadas «puertas giratorias» en el Poder Judicial, reforzar las mayorías en la aprobación de nombramientos judiciales y pedir al nuevo CGPJ que haga propuestas sobre posibles cambios en el sistema electoral. miembros.

En su texto alternativo, Vox propuso que jueces y magistrados elijan directamente los doce escaños que les reservan en el CGPJ mediante un corregido sistema electoral mayoritario de listas abiertas en el que puedan participar todos los miembros activos de la carrera judicial. Su idea era que el Congreso y el Senado se limitaran a nombrar a los ocupantes de ocho escaños correspondientes a juristas.

Para el nombramiento de los presidentes de los juzgados y salas del Tribunal Supremo y de los magistrados de este último, Vox abogó por establecer como criterio fundamental la antigüedad y, en caso de igualdad de condiciones entre dos candidatos, la antigüedad en la jurisdicción o conocimiento de la materia. . Respecto a la Fiscalía, se solicitó solicitar el acuerdo favorable del CGPJ para el nombramiento o cese del fiscal general.

Por su parte, Podemos aprovechó toda su enmienda para poner sobre la mesa una reforma de acceso a la carrera judicial que combina el actual sistema de oposición con uno nuevo de concurso entre defensores públicos con cinco años de experiencia, que abarca a la mitad de los jueces. ‘ posiciones . Junto a esto, propusieron un sistema obligatorio de becas por motivos económicos para los opositores.

Al mismo tiempo, pidió cambiar el sistema de elección de 12 miembros del CGPJ, de modo que si en la primera votación no se alcanza un consenso de los tres quintos de la Cámara, puedan ser elegidos por mayoría absoluta con al menos la mitad. de los grupos parlamentarios que votaron a favor. De no haber acuerdo sobre la elección de los juristas, sugirieron la posibilidad de emprender una renovación parcial que afecte únicamente al cambio judicial.

EL PP VE «RECEPCIONES» EN GRUPOS

La encargada de defender la enmienda de Podemos fue la líder de la formación, Ione Belarra, quien criticó que el acuerdo pactado por PP y PSOE «legitima» la «guerra judicial» y considera «indefendible» que la banca socialista haya optado por Acordar esta reforma con el mismo PP que investigó ilegalmente a los diputados de Podemos en 2015 y no con la mayoría progresista.

Por parte de Vox, tomó la palabra el diputado Javier Ortega Smith, para quien su propuesta es la única que garantiza que el poder judicial sea un «poder independiente» frente a la «hipocresía» y las «burlas» del PP. Así, le acusó de estar cinco años diciendo que no iba a renovar el poder judicial hasta que se reformara la elección de miembros, y finalmente acabó accediendo a algo que «nada tenía que ver» con «repartir». las sillas», bromeó.

Por otro lado, el portavoz del PP, Miguel Tellado, se congratuló de que el pacto entre su partido y el PSOE en materia judicial planteara «grandes dudas» entre «los grupos radicales y minoritarios». Es más, retó a Vox a concretar qué parte de ese acuerdo no le gustaba y asumió que «lo único que le puede molestar» es no firmar la futura ley, porque se trata del «programa de inversiones» de Alberto Núñez Feijoo. que apoyaron los de Abascal.

En nombre del PSOE intervino Isaura Leal, que recordó a los presentes que los acuerdos estatales en materia de justicia «no son nuevos». Además, destacó que esto pone fin a cinco años de estancamiento y respeta la Constitución. También se dirigió al PP para pedirles que demuestren su voluntad política a través de acuerdos trascendentales y dejen de «seguir» a la «ultraderecha».

MIEMBROS DEL PSOE RECHAZAN SU BLANQUEAMIENTO

Del resto de grupos parlamentarios, ERC, a través de Gabriel Rufián, y Sumar, con Àgueda Micó, aprovecharon el debate para apoyar a Belarra y censurar que el PSOE accede y «premia» a quienes usan la «toga» para hacer política. agentes y «espionaje ilegal» a los parlamentarios.

El diputado de Junts, Josep María Cervera, también criticó que los socialistas «blanqueen» la «prevaricación» judicial y ironizó que el acuerdo entre el PP y el PSOE se negoció y anunció desde «fuera del Estado», en el «corazón » de Europa, cuando tantas veces el «populismo político de derechas» se ha «opuesto» a su formación.

Finalmente, Mikel Legarda, del PNV, limitó su intervención a explicar el sentido del voto de su partido y argumentó que la propuesta de Podemos supondría un «enfrentamiento directo con la Comisión Europea» mientras que la de Vox supondría una vuelta al modelo de elección vocal de 1980.

FUENTE

nuevaprensa.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *