Diseño de sedes del EDA Drinks & Wine Campus en Vitoria-Gasteiz y Laguardia por Studio Carvalho Araújo

Diseño de sedes del EDA Drinks & Wine Campus en Vitoria-Gasteiz y Laguardia por Studio Carvalho Araújo

El proyecto «Mugarik Gabe», del estudio de arquitectura portugués Carvalho Araújo, fue seleccionado en el concurso internacional de arquitectura organizado por Basque Culinary Center para el diseño de las sedes de Vitoria-Gasteiz y Laguardia del EDA Drinks & Wine Campus, proyecto destinado a promover el desarrollo económico y social a través del vino y las bebidas.

Ambos espacios destacan por su «singularidad» y por su integración e interacción con el entorno y dentro del propio Basque Culinary Center, según señala esta entidad en un comunicado.

Seleccionada por su apuesta por la integración del paisaje tanto en entornos urbanos como rurales, la propuesta arquitectónica destaca la organización del programa de actividades, su funcionalidad y flexibilidad, de acuerdo con las necesidades del proyecto.

La configuración de los accesos o la distribución de las diferentes zonas en las plantas y los espacios de conexión responden a la necesidad de unir y organizar los diferentes flujos, permitiendo al mismo tiempo la interacción entre las actuaciones que se llevan a cabo en estos espacios.

El proyecto «Mugarik Gabe» («Sin fronteras») propone dos edificios intrínsecamente vinculados entre sí, que se expanden en el espacio que ocupan sin fijar sus límites.

Debido a los diferentes entornos en los que se ubican, cada uno responde a sus propios contextos y condiciones, aunque ambos han sido abordados con la misma estrategia: generar espacios «para atraer talento, proporcionar formación especializada y desarrollar líneas de investigación enfocadas a la transferencia». de conocimiento en el sector con proyección internacional y visión integral».

Ambas construcciones dan predominio al espacio colectivo como un elemento que surge de forma natural en los edificios. El proyecto de Laguardia se sitúa en un amplio paisaje y destaca por su apertura a la ciudadanía. Las fachadas revelan la actividad que se desarrolla en su interior y los pasillos exteriores que lo rodean permiten recorrer la silueta del edificio, desde donde se puede contemplar el entorno formado por los viñedos.

La intervención crea una estructura cubierta de dos pisos, una extensa plataforma verde que se mantiene en pie gracias a una columnata que descansa en medio de los viñedos. Un suelo a la altura de la calle que da acceso al espacio frontal y otro a un nivel inferior, permitirá respetar al máximo la topografía del lugar, situando y protegiendo el entorno, e integrándose como un manto verde sobre el Blanco pétreo de la caliza.

En el caso de Vitoria-Gasteiz, el edificio persigue los máximos niveles de respeto por el paisaje, el contexto y los ciudadanos. El inmueble se eleva como si de un manto vegetal se tratara, reduciendo «orgánicamente» el impacto visual de la intervención.

La fachada que se levanta desde el suelo, de carácter más urbano, gira y aparece abierta a las calles de Donostia y al Boulevard de Euskal Herria. El edificio ofrece dos accesos asociados a dos dinámicas diferentes: una más formal, dirigida hacia el vestíbulo; y otro más informal, que lo conecta directamente con el exterior.

A partir de estos accesos se agrupa un conjunto de espacios conectados, con una gran relación física y visual, que se unen entre la entreplanta y la planta -1, aprovechando la organización para resaltar los espacios superiores.

Los laboratorios estarán ubicados cerca de las zonas de producción o salas polivalentes, con lo que se pretende potenciar el sistema docente característico de Basque Culinary Center.

La cubierta ajardinada funcionará como una extensión del espacio verde que se eleva desde el nivel de la calle para albergar el edificio bajo su manto, integrándose en el tejido verde urbano, contribuyendo a mejorar la calidad del aire, mitigando el efecto isla de calor y fomentando la biodiversidad.

Los EDA Drinks & Wine Campus no sólo serán lugares de estudios avanzados, sino también espacios de innovación y sostenibilidad. Estableciendo la propia arquitectura como base de la eficiencia energética, el diseño trabaja con todos sus elementos pasivos, evitando que las demandas o pérdidas energéticas sean excesivas.

En el apartado más técnico, los edificios contarán con las últimas tecnologías en cubiertas ajardinadas, que se convertirán en sistemas multifuncionales de soporte al edificio, integrando la recogida, filtración y distribución del agua de lluvia.

Además, el proyecto pretende optimizar la iluminación mediante la eficiencia en el diseño y el uso natural de la luz solar, y también se beneficiará del uso de diversas soluciones para no sobrecargar el «ecosistema del edificio».

El acto de presentación del proyecto, celebrado este jueves en Laguardia, estuvo presidido por el Lehendakari, Imanol Pradales, al que asistieron el director de Basque Culinary Center, Joxe Mari Aizega, y el fundador del estudio de arquitectura ganador, José Manuel Carvalho Araújo.

Asimismo, en el acto participaron el diputado general de Araba, Ramiro González; la alcaldesa de Vitoria-Gasteiz, Maider Etxebarria; el alcalde de Laguardia, Raúl García; la ministra de Alimentación, Desarrollo Rural, Agricultura y Pesca, Amaia Barredo; la diputada alavesa de Agricultura, Noemí Aguirre; el rector de Mondragón Unibertsitatea, Vicente Atxa; el presidente de Cuadrilla Laguardia-Rioja Alavesa, Txema Elvira; y la directora de EDA Drinks & Wine Campus, Elisa Úcar.

FUENTE

nuevaprensa.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *