Costo de Salud por mala alimentación en Italia: 300 euros al año por persona.

Costo de Salud por mala alimentación en Italia: 300 euros al año por persona.

Las dietas y los hábitos alimentarios incorrectos cuestan a cada italiano unos 300 euros más al año y afectan a la probabilidad de padecer enfermedades. Con un doble riesgo: el impacto negativo sobre la salud y, más en general, el aumento de los costes económicos y sociales.

Un «vínculo peligroso» ilustrado hoy, con datos en la mano, por la Fundación Aletheia – un think tank científico italiano – con el patrocinio del Ministerio de Sanidad, con el informe «Enfermedad, alimentación y salud». El informe fue ilustrado por el Comité científico de la Fundación, presidido por Stefano Lucchini y dirigido por Riccardo Fargione, con la coordinación de las actividades científicas de Antonio Gasbarrini, decano de la Facultad de Medicina y Cirugía de la Universidad Católica del Sagrado Corazón.

En 2023, el sobrepeso en Italia afectó al 46,4% de la población mayor, registrándose un aumento en los últimos veinte años del 7,1% de las personas con sobrepeso y del 36,4% de las que padecen obesidad. A esto se suma un aumento en la incidencia de diabetes que pasa del 6,3% en 2021 al 6,6% en 2022, un aumento del 65% en los últimos veinte años.

Los costes sanitarios relacionados con estas enfermedades provocan actualmente – según el informe – una contracción anual del PIB europeo del 3,3%. En concreto, el aumento del exceso de peso relacionado con una alimentación incorrecta representa el 9% del gasto sanitario nacional y cuesta a cada italiano un «impuesto adicional» anual de 289 euros.

En este sentido, la dieta mediterránea, patrimonio cultural inmaterial de la UNESCO, representa valores que contrastan con este fenómeno «. La dieta mediterránea – afirmó Claudio Franceschi, profesor emérito de Inmunología de la Universidad de Bolonia, uno de los autores de la investigación -. Se trata, sin duda, de un elemento clave para la salud de los ciudadanos ya que tiene una serie de efectos favorables sobre la composición corporal, el estado inflamatorio crónico propio del envejecimiento y también sobre toda una serie de parámetros cognitivos».

De ahí, los riesgos del alto consumo de alimentos ultraprocesados. De hecho, el informe destaca cómo una reducción del 20% de las calorías consumidas procedentes de alimentos ricos en azúcar, sal y grasas saturadas podría prevenir 688.000 enfermedades crónicas en Italia de aquí a 2050 y ahorrar 278 millones de euros al año en gasto sanitario: unos 7.000 millones más los próximos 25 años.

FUENTE

nuevaprensa.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *