Corte de lavanda: método paso a paso para el éxito

Corte de lavanda: método paso a paso para el éxito

Los esquejes son una forma efectiva de propagar esta planta y embellecer tu jardín. Aquí tienes nuestro método paso a paso para podar la lavanda con éxito y asegurar una tasa de éxito óptima.

Los beneficios de la lavanda

La lavanda es una planta versátil con múltiples beneficios y usos, lo que la convierte en una valiosa adición a cualquier jardín. Además de su aroma relajante y sus hermosas flores, la lavanda es conocida por sus propiedades medicinales y aromáticas. Se utiliza comúnmente en aromaterapia por sus efectos relajantes, ayudando a reducir el estrés, la ansiedad y mejorar la calidad del sueño. Los aceites esenciales de lavanda también son conocidos por sus propiedades antisépticas y antiinflamatorias, útiles para tratar cortes menores, quemaduras y picaduras de insectos.

En la cocina, la lavanda se puede utilizar para aromatizar postres, bebidas e incluso algunos platos salados, añadiendo un toque de sofisticación. Además, la lavanda es excelente para atraer polinizadores como abejas y mariposas, contribuyendo así a la biodiversidad de tu jardín. Su fácil cuidado y resistencia a la sequía la convierten en una planta ideal para jardineros de todos los niveles, agregando belleza, fragancia y utilidad a tu espacio verde.

© archivo

¿Por qué tomar esquejes de lavanda en julio?

Julio ofrece condiciones ideales para los esquejes de lavanda:

  • Temperaturas cálidas: Favorecen el rápido enraizamiento de los esquejes.
  • Tallos semi-orejados: Los nuevos brotes del año están suficientemente lignificados para poder cortarlos.
  • Periodo de crecimiento: La lavanda está en crecimiento, lo que mejora las posibilidades de éxito de los esquejes.

Material requerido

Para tomar esquejes de lavanda, necesitarás:

  • Tijeras de podar bien afiladas y desinfectadas
  • Hormona de enraizamiento (opcional pero recomendada)
  • Macetas de cultivo
  • Sustrato ligero (mezcla de tierra para macetas y arena o perlita)
  • Bolsas de plástico o mini invernaderos
lavanda ciruela
© archivo

Paso 1: Preparar los esquejes

  1. Elegir las cepas adecuadas: Selecciona tallos semiportantes (parcialmente lignificados) de unos 10 a 15 cm de largo con al menos tres nudos (puntos de unión de las hojas).
  2. Cortar el tallo: Usa las podadoras para cortar el tallo justo debajo de un nudo. Retira las hojas inferiores, dejando solo dos o tres hojas en la parte superior.
  3. Preparar el extremo: Haz un corte biselado en la base del tallo para aumentar la superficie de enraizamiento. Sumerge el extremo cortado en hormona de enraizamiento para estimular el crecimiento de las raíces.

Paso 2: Plantar los esquejes

  1. Preparar el sustrato: Llena las macetas con una mezcla de tierra para macetas ligera y arena o perlita. El sustrato debe estar bien drenado para evitar que los esquejes se pudran.
  2. Plantar los esquejes: Empuja el tallo dentro del sustrato hasta el segundo nudo. Compacta ligeramente la tierra alrededor del tallo para mantenerlo en su lugar.
  3. Riego: Riega generosamente el sustrato para humedecer bien los esquejes.

Paso 3: Crear un entorno de apoyo

  1. Cubrir los esquejes: Coloca una bolsa de plástico transparente sobre cada maceta para crear un efecto invernadero o utiliza un mini invernadero. Esto mantendrá alta la humedad alrededor de los esquejes.
  2. Exposición: Coloca las macetas en un lugar luminoso, pero alejado de la luz solar directa para evitar el sobrecalentamiento.
  3. Aireación: Abre las bolsas o mini-invernadero diariamente para evitar una condensación excesiva y favorecer una buena circulación del aire.

Paso 4: Monitoreo y Mantenimiento

  1. Riego: Mantén el sustrato ligeramente húmedo, pero evita el exceso de agua. El riego regular es crucial para el enraizamiento.
  2. Paciencia: Las raíces deberían comenzar a desarrollarse en 4 a 6 semanas. Sabrás que tus esquejes han crecido cuando muestren un nuevo crecimiento.
  3. Trasplante: Una vez que los esquejes estén bien enraizados, pueden trasplantarse al suelo o a macetas más grandes.
Lavanda
© archivo

Consejos adicionales

  • Evitar enfermedades: Desinfecta tus herramientas antes de cortar tallos para evitar la propagación de enfermedades.
  • Uso de hormona de enraizamiento: Aunque es opcional, la hormona de corte puede aumentar significativamente la tasa de éxito de los esquejes.
  • Proteger las plantas jóvenes: Una vez trasplantadas, asegúrate de proteger las plantas jóvenes del calor intenso y de regarlas regularmente sin exceso.

Cortar lavanda en julio es un método sencillo y eficaz para propagar esta planta aromática muy apreciada por los jardineros. Si sigues estos pasos, podrás garantizar una alta tasa de éxito y enriquecer tu jardín con lavanda nueva. Tómate el tiempo para cuidar tus esquejes y serás recompensado con magníficas plantas listas para llenar tu espacio verde con su cautivadora fragancia.

FUENTE

nuevaprensa.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *