Cómo protegerse de la desinformación en las elecciones de Venezuela

Cómo protegerse de la desinformación en las elecciones de Venezuela

Los vídeos y noticias falsas están proliferando en las redes sociales, chats personales y algunos medios de comunicación durante la campaña electoral en Venezuela, mientras que el acceso a dos páginas de verificación de datos e información permanece bloqueado. ¿Qué deben hacer los ciudadanos? Los expertos comparten con Voz de America sus antídotos contra la desinformación.

Venezuela, en vísperas de una elección presidencial clave para resolver su intensa crisis política, no escapa a la realidad alertada por el Foro Económico Mundial este año: la desinformación se encuentra entre los mayores riesgos globales en la actualidad.

La falta de confianza en los medios de comunicación, la proliferación de la inteligencia artificial y la difusión de desinformación son «terreno fértil» para la polarización de comunidades, sociedades y países, advirtió la organización en febrero en un informe.

La desinformación puede fortalecer el «autoritarismo digital» y el control sobre los ciudadanos, lamentó. «Los propios gobiernos podrán cada vez más determinar qué es verdad, lo que podría permitir a los partidos políticos monopolizar el discurso público y suprimir las voces disidentes», incluidos los medios de comunicación, advirtió el Foro Económico Mundial.

Después de 11 años en el poder, el presidente Nicolás Maduro busca la reelección para un tercer mandato de seis años en la votación del 28 de julio, aunque las encuestas lo muestran como el favorito. El candidato opositor Edmundo González Urrutia, apoyado por la líder María Corina Machado.

Maduro y el chavismo intentan ganar las elecciones en medio de denuncias en su contra por utilizar recursos públicos para su campaña, la persecución y detención de activistas opositores y un espectro limitado de medios independientes, según diversas organizaciones, incluida la Alta Oficina del ONU. comisionado de derechos humanos.

«En Venezuela tenemos desinformación de muchas maneras», explica la profesora jubilada de la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela e investigadora Mariela Torrealba.

El venezolano promedio está expuesto a la desinformación por la ausencia de noticias gratuitas, la «precariedad» del sistema mediático y la circulación de «información tóxica» que prolifera por el interés de actores, en este caso políticos, comenta en la conversación. con Voz de America.

Torrealba, académico vinculado a proyectos venezolanos de libertad de prensa y expresión como Medianalysis y el Observatorio Venezolano de Fake News, cree que el primer remedio para derrotar la desinformación es «tener cuidado a quién siguen» en las redes sociales y a qué tipo de páginas. o se consultan cuentas para saber qué está pasando en el país.

Es necesario prestar atención a los «algoritmos» de las redes sociales, que, a su juicio, sugieren contenidos que condicionan la forma de ver el mundo «desde mi ombligo». En cambio, aconseja consultar a periodistas y medios de comunicación que tengan credibilidad.

Dos proyectos de verificación de datos e información, Cazadores de Fake News y EsPaja, denunciaron el pasado jueves bloquear el acceso a sus páginas web dentro de Venezuela por varios operadores de telecomunicaciones, el mismo día en que la campaña electoral ha comenzado oficialmente, la cual solo durará 3 semanas.

El gobierno venezolano ha negado estos bloqueos en el pasado, pero generalmente no aborda estas quejas en público.

Es hora de la «higiene» informática y digital.

Los venezolanos necesitan fortalecer su «higiene informativa y digital» en un contexto «desértico» de prensa libre y «hegemonía comunicacional» en su nación, aconseja el periodista y miembro del proyecto de verificación de datos EsPaja, Víctor Amaya.

EsPaja identificó en la campaña preelectoral, previa al 4 de julio, al menos 82 «contenidos desinformativos» que circulaban en sitios web, cuentas de redes sociales y aplicaciones de mensajería directa sobre los candidatos y el propio proceso electoral, con el fin de «confundir».

«Como ese impacto en la precampaña fue tan grande, parece que la campaña será peor», advierte, citando el bloqueo de los sitios Cazadores de Fake News y EsPaja.

En su opinión, todo ciudadano debería realizar una «buena limpieza» de los contenidos que consume en Internet, como el tipo de cuentas que sigue, intentando ceñirse únicamente a páginas informativas, con buena reputación y con noticias debidamente contrastadas.

«La información seria no va acompañada de exhortaciones como ‘comparte’, ‘avisa a otros’, ‘transmítela a tus conocidos’. Este tipo de indicios no son información contrastada periodísticamente” y suelen incluir en su contenido desinformación o propaganda total o parcial, afirma Amaya. VOA.

Por el contrario, normalmente se encuentra información seria al mismo tiempo en varios portales de noticias. Sin embargo, señala Amaya, no todo lo que circula en formato informativo acaba siendo así. La desinformación también puede camuflarse.

«Hemos detectado la creación de un gran número de cuentas de Instagram haciéndose pasar por noticia. Comparten información real y, tras un cierto número de publicaciones, abren espacio para la desinformación”, comenta.

Esta nueva estrategia de quienes buscan desinformar pretende que su audiencia baje la guardia y «baje los filtros» para examinar lo que es cierto y lo que no, explica.

No compartas contenido sin criterio

Torrealba, por su parte, asegura a los venezolanos que controlar la información «es poder» y recuerda que los personajes políticos difunden noticias que favorecen y desfavorecen a sus oponentes, a veces sin importar si son ciertas.

«Tenemos que controlar nuestra emocionalidad ante la información. Todos necesitamos poder ejercer nuestra ciudadanía comunicativa de manera responsable, y eso pasa por no contribuir a la viralización de información falsa”, apunta.

Señala que la «alfabetización digital» de los venezolanos también significa saber detectar contenidos falsos, que la gente suele compartir sin ningún otro filtro.

“¡Detente, respira! Os invito a hacer una pausa, a tener un contacto sano con los medios, en el que no entres en un bucle de búsqueda de información donde el algoritmo te va a empezar a alimentar”, comenta el especialista en desinformación y bulos.

La UNESCO, organización educativa, científica y cultural de la ONU, se ha referido a la proliferación de noticias falsas sobre la pandemia de COVID-19 como una «infodemia» y ha lanzado una serie de recomendaciones para evitar la desinformación.

Entre ellos, desaconsejó compartir hilos de texto o audio generados por autores desconocidos, y no confiar en contenidos que apelen a la emoción para «generar un impacto» en miles, si no millones, de personas.

Amaya, por su parte, se suma al consejo de «separar el trigo de la paja» con el máximo criterio informativo, evitando una «reacción emocional» ante ello, que suele derivar en la distribución de noticias falsas «a causa del escándalo». o buscando confirmación.

Es mejor no compartir sin confirmar primero, dice, para evitar ser «un eslabón más» en una larga cadena de desinformación durante la campaña electoral venezolana.

FUENTE

nuevaprensa.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *