Apertura de 3 kilómetros adicionales en Desfiladero de la Hermida, alcanzando 9,5 km.

Apertura de 3 kilómetros adicionales en Desfiladero de la Hermida, alcanzando 9,5 km.

Las obras en el Desfiladero de la Hermida (carretera nacional 621) avanzan «según la planificación establecida», de modo que a finales de verano alcanzarán prácticamente el 50 por ciento de su ejecución y se abrirán otros 3 kilómetros de vía acondicionada, que se sumará así a los dos tramos que acaban de ponerse en funcionamiento y alcanzará así una longitud total de 9,5 kilómetros, de los 20 que tiene este tramo. Mientras tanto, la Demarcación de Carreteras del Estado de Cantabria y la empresa contratante han establecido un dispositivo especial para intentar minimizar las afectaciones al tráfico durante los meses de verano. Para ello, los procesos de carga, descarga y vertido, que requieren pequeños controles, se realizarán en horario nocturno y no diurno, cuando hay más tráfico, y se han sustituido los semáforos por señales para regular la circulación, también en fin de semana.

Así lo indicó este viernes la delegada del Gobierno en Cantabria, Eugenia Gómez de Diego, durante una visita a las obras que el Ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible está llevando a cabo en el Desfiladero de la Hermida, con una inversión de más de 73 millones de euros, y en la que estuvo acompañado por los alcaldes de la comarca de Liébana. Allí se indicó que se abrirán nuevos tramos en julio y otro entre finales de agosto y principios de septiembre. De esta forma, en un plazo «reducido», se pondrán en servicio unos 9,5 kilómetros de los 20 que tiene el Desfiladero, «prácticamente la mitad». Y según detalló, ya se ha realizado el acondicionamiento de los senderos, incluyendo medidas de protección como pantallas dinámicas que protegen tanto a los trabajadores como a los usuarios de la vía de la caída de rocas desde la ladera. Actualmente está operativo en cinco tramos, en Urdón, La Hermida, Puente de Lles y Estragüeña.

El delegado reconoció la «dificultad y complejidad» técnica de realizar los trabajos en un entorno tan «especial» debido a su topografía, pero aseguró que la mejora de la carretera «hará aún más atractiva la región lebanesa». En la visita también participaron los alcaldes de Potes, Francisco Javier Gómez; de Peñarrubia, Secundino Caso; Vega de Liébana, Gregorio Alonso y Tresviso, Alan Ruiz; quienes expresaron su satisfacción por el avance de una obra «muy complicada», donde «cada día hay daños», aunque la mejora es «un hito» y «fundamental» para la región, destacaron. Gómez de Diego se mostró sensible a las molestias que estas obras pueden ocasionar, especialmente a los vecinos de la zona que transitan habitualmente por esta zona. Sin embargo, destacó que «los beneficios a largo plazo serán significativos», ya que la mejora no sólo reducirá los tiempos de viaje, sino que también aumentará la seguridad y la accesibilidad.

Aprovechó para destacar la apuesta inversora del Estado en Cantabria, con «cifras récord». «Ningún Gobierno ha invertido tanto dinero en Cantabria como el que preside Pedro Sánchez», ha apuntado. A su vez, el delegado anunció que las obras del intercambiador de Sierrapando estarán operativas en el primer semestre de 2025 y recordó que ya comenzaron las obras del tercer carril de la autopista Meseta A-67 entre Polanco y Santa Cruz de Bezana, mientras que «la alta velocidad avanza como nunca» y la inversión para la «renovación completa» de la red de Cercanías superará los 1.000 millones de euros. También se refirió al soterramiento de las vías en Torrelavega y a la reordenación de los ferrocarriles en Santander.

FUENTE

nuevaprensa.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *