6 alimentos genéticamente modificados poco conocidos, el último te sorprenderá

6 alimentos genéticamente modificados poco conocidos, el último te sorprenderá

Hay Alimentos transgénicos poco conocidos, que es necesario que los consumidores sepan que existe. Además de la soja, el maíz, la canola, la remolacha azucarera y el algodón, cuyos subproductos consumimos, hay otros que o no han entrado «oficialmente» en la UE, ya no se cultivan o se encuentran en fases experimentales. La única comida transgénicos y nuevos OGM permitida en la UE es el maíz MON810.

Alimentos genéticamente modificados poco conocidos

Papaya

Desde 1998, la papaya genéticamente modificada se cultiva en Hawái, EE. UU. Estos alimentos modificados genéticamente son resistentes a una enfermedad viral nacional y su consumo está aprobado tanto en Estados Unidos como en Canadá. Varios países asiáticos están desarrollando variedades de papaya transgénicas resistentes a las cepas de virus locales presentes en la naturaleza.

Este tipo de fruta no está aprobada en la UE, de hecho hasta la fecha no se ha presentado ninguna solicitud. Por lo tanto, la importación y comercialización de papaya genéticamente modificada no está permitida en los países de la UE.

Tomates

El tomate es desde hace muchos años un símbolo de los alimentos genéticamente modificados. En 1994, esta fruta o verdura llegó al mercado estadounidense como el primer cultivo genéticamente modificado disponible. Actualmente esta variedad de alimentos transgénicos ha desaparecido.

Este tomate transgénico (FlavrSavr) tenía un gen «apagado» por lo que la planta ya no era capaz de producir poligalacturonasa, una enzima implicada en el ablandado del fruto. La premisa era que los tomates podían madurar en la planta y aún así tener una vida útil más larga y desarrollar todo su sabor. Los tomates generalmente se cosechan «verdes» y luego se maduran artificialmente.

El puré de tomate transgénico fue un gran éxito a mediados de los años 90 en el Reino Unido. El hecho de que fueran alimentos transgénicos estaba claramente escrito en la etiqueta. Posteriormente se presentó una solicitud ante la UE y, aunque paneles de expertos científicos los consideraron inofensivos, no se llegó a ningún acuerdo. La solicitud fue retirada en 2002.

FUENTE

nuevaprensa.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *